Entrevista com o Embaixador da República Dominicana, Jaime Durán Hernando

Etiquetas: , ,
___________________________________________________________________________________

“La crisis que ha vivido Portugal parece haberles enseñado mucho, hasta haber sido capaces de vencerla con sacrificio constancia y eficacia”.

Entrevista à CAL com o Embaixador da Republica Dominicana em Lisboa, Jaime Durán Hernando, no final de seis anos de missão em Portugal.

Seis años vividos el señor Embajador Jaime Durán Hernando, Embajador de Republica Dominicana en Lisboa, nos deja. Habiendo estudiado, viajado y vivido en este país, todavía se acuerda de la idea que tenía de Portugal antes de llegar?

Conocia Portugal solo por lecturas y referencias personales, una de ellas, me recomendó que aceptara Portugal como un gran premio y tal vez exagerando, pero con seguridad, me explicó que Portugal era bueno hasta para estar preso. Él había estado detenido por razones políticas y no precisamente por culpa de Portugal.

Hay quien le llama el Embajador poeta, historiador de Portugal, pero es como Ingeniero que inició su actividad profesional. ¿Qué memorias tiene de esos momentos y qué historias de ese tiempo quiere compartir con nosotros?

Antes de graduarme como ingeniero fui profesor asistente, como estudiante. El ejercicio de la profesión de ingeniero, tanto en la vertiente vial, como en la estructural, estuvo llena de satisfacciones, amaba mi profesión y no la divido. Son recuerdos permanentes, la práctica y la enseñanza como profesor de Ingeniería estructural en la Universidad de Santo Domingo, y mi paso como Ministro de Obras Públicas.

Además del recorrido técnico, existe el hombre político. ¿El hombre que luchó por la libertad, por causas, qué memorias especiales tiene de esos momentos, pasados ya algunos años? A la luz de la geopolítica actual, aún cree que valió la pena tanto sacrificio, tanta lucha?

Comencé a preocuparme por la política desde mi infancia, porque nací bajo una tiranía feroz. Con mi cuerpo y mi mente, creció mi rebeldía . Era todavía muy joven, cuando participé en la fundación del Movimiento Revolucionario 14 de Junio.

Develado el complot, fuimos apresados, torturados y condenados a 30 años de prisión que por apoyo popular no cumplimos. Aquellos sufrimientos me parecen absolutamente válidos y son parte de mi orgullo ante la vida. Creo que en circunstancias iguales actuaria igual.

Ahora el Embajador / Historiador. ¿Cómo sucedió escribir un libro de Historia sobre Portugal?

Me impresionó Portugal desde el primer momento y de inmediato comencé a reconocer su territorio, su historia y su gente. Compilé notas y con sorpresa percibí que aquellos apuntes, ordenados como los tenia, conformaban un esbozo de libro, que fue acogido y editado como tal por el Banco Central de la República Dominicana. Y ahí está: Apontamentos sobre a história de Portugal, sin fines de lucro, para ser regalado a todos aquellos que como yo quieren a Portugal y reconocen el gran pequeño país que es.

Y por fin Jaime Durán Hernando, el diplomático, el Embajador de la Republica Dominicana en Portugal? ¿Qué diferencias observa en Portugal durante estos años? Los momentos con más y menos crisis. Se ha pasado mucho en estos últimos años. ¿Qué análisis hace el Embajador de este período y de cómo los portugueses se comportaron. ¿Qué idea lleva de este Portugal regresando a su país?

Más que las diferencias, son importantes en Portugal las permanencias, la gente, sus costumbres, sus hábitos y su actitud muy propia. Percibo a los portugueses silenciosos, solo simpáticos por insinuación, amables cuando perciben que alguien necesita su ayuda, por cualquier incidente o circunstancia. La crisis que ha vivido Portugal parece haberles enseñado mucho, hasta haber sido capaces de vencerla con sacrificio constancia y eficacia.

La política exterior portuguesa ha venido a apostar cada vez más en América Latina, ya hay muchas empresas portuguesas que descubrieron la región. ¿Es una moda o le parece que lentamente estamos a redescubrirnos, portugueses y latinoamericanos? ¿Cuál es el potencial de crecimiento de esta relación en el futuro?

La actividad de Portugal, en lo que hoy es América Latina se remonta al año 1500, cuando gracias a su habilidad probada en la navegación y los descubrimientos, se encontró, por el Tratado de Tordesillas, en el centro de lo que sería Brasil. Hoy en día no es solo Portugal, es toda Europa, en particular, y todo el mundo en general, miran hacia el llamado nuevo mundo.

Durante siglos hubo un triángulo extraordinariamente desigual, formado por una Europa que puso a su servicio a dos continentes: África y América, es una larga experiencia y debería ser corregida aumentada y reeditada sin las injusticias de entonces, con respeto mutuo, con provecho mutuo y con sentido de la solidaridad y la equidad.

¿Qué áreas le parece deberían ser más trabajadas y por qué?

El intercambio en todos los órdenes: comercial, cultural y sobre todo, tecnológico.

En su paso como Embajador en Portugal compartió muchos roadshows empresariales con la Casa de América Latina, debates, más o menos polémicos, momentos culturales. ¿Se acuerda de algún evento o momento especial que lo haya marcado que quiera destacar?

La conjunción de olivares y viñedos, sorprendentemente bien organizados, de tamaño impresionante y productores de vinos y aceites de la mejor calidad del mundo.

La Embajada de la República Dominicana se ha destacado al nivel cultural. ¿Qué actividad realizada durante su mandato resalta y que lo ha tocado más personalmente?

Me siento notablemente orgulloso y complacido por dos eventos: la presentación de nuestra cantante lírica Nathalie Peña Comas, y la presentación de la obra El 28, del dominicano Claudio Ribera, basada en la novela histórica Mis quinientos locos, de Antonio Zaglul en la que la actuación del elenco del TN Dona Maria II fue verdaderamente espectacular.

¡Una vida llena! Plena de actividad, de regreso a su América Latina ¿qué desafíos le aguardan? ¿Podemos seguir contando con usted como “Embajador de Portugal” en América Latina?

El primer gran desafío es vivir y trabajar alentado con el recuerdo de algunos de los mejores años de mi vida trascurridos en Portugal. No se como pero volveré.