Ronald Ancajima Ojeda: “Mi amigo Luís Ribeiro”

Etiquetas: , ,
___________________________________________________________________________________

Recordamos nesta edição da CAL Cultura, Luís Filipe Tavares Ribeiro (1953-2020), professor associado no Instituto Superior Técnico da Universidade de Lisboa, responsável por um vasto legado ligado ao estudo, à preservação e à sustentabilidade dos recursos hídricos, a nível nacional e internacional.

Coordenava mais de 30 projetos de investigação nacionais e internacionais, com particular incidência no Norte de África e na América Latina, em países como Peru, Colômbia, Equador, Chile, Bolívia, Brasil Tunísia e Marrocos. Era ainda coordenador da rede de investigação ibero-americana AQUIFERURAL: Metodologias e aplicação de tecnologias na gestão sustentável de aquíferos em zonas rurais, e consultor do Plano Nacional da Água e dos Planos de Bacias Hidrográficas de Portugal, assim como consultor do Plano Nacional de Águas Subterrâneas da Colômbia. 

Pela sua participação em projetos no Peru, é recordado no texto abaixo por Ronald Ancajima, docente e investigador da Hidráulica Inca na Universidad Nacional Agraria La Molina, com um breve testemunho sobre a importância da sua passagem por este país latino-americano. 


Mi amigo Luís Ribeiro

Conocí, de manera personal, a Luis Ribeiro el 20 de julio del 2015, antes ya había tenido noticias de él por un proyecto que impulsaba con la ONG CooperAcción para diferentes cuencas de Perú que consistía en un Sistema de Soporte de Decisiones, algo novedoso y de particular interés para nosotros.

Recuerdo que asistí a su exposición, en el foro “Aguas Subterráneas y Humedales Costeros” el mismo que se realizó en una provincia al norte de Lima, Huacho. Aprecie su calidad profesional y su don de gente y sencillez al momento de compartir el almuerzo con él y saborear el delicioso oporto que siempre traía, como una muestra de amistad.

Lo que más hablamos ese día fue sobre lo que también era su pasión: La sabiduría ancestral en el uso del agua y el territorio que realizaron nuestros antepasados peruanos. Fueron horas de charla y compartir información de lecturas, lugares, aspectos técnicos que resaltar y desde ahí quedamos en seguir en contacto y comunicarnos más seguido para impulsar algunas iniciativas.

Un solo día de conocernos y bosquejamos varías ideas: 

▬ Realizar un evento Internacional en Portugal, con fecha probable en mayo del 2017. 

▬ Formular un Convenio entre la Universidad Nacional Agraria La Molina y la Universidad de Lisboa, para materializar el evento.

▬ Coordinaciones con las embajadas de Perú, Colombia, Ecuador y Bolivia para materializar esta idea. Además de coordinar con la embajadora de Argelia quien tiene interés en el tema.

▬ En Perú deberíamos de realizar actividades previas de investigación y documentación de:

→ Amunas en las cuencas de Chancay-Huaral y Lurín.

→ Estudios de los canales preincas de Lima.

→ Foros que coloquen en la agenda nacional el tema de la sabiduría ancestral en el manejo del agua y el suelo.

→ Documentales.

▬ Ubicar personas con habilidades de construcciones, similares a las ancestrales con el fin de ponerlas con sus parea argelinos, como si fuera un encuentro entre dos mundos. Compartir información de las Foggaras de Argelia y otros artículos.

Varios temas de suma importancia que hicimos con especial dedicación y quedó uno por realizar: “El encuentro entre dos mundos”.

Esta idea fue cambiando a “Legado de las primeras civilizaciones en la distribución y abastecimiento de agua en las ciudades (Lima, Lisboa y Medellín)”

Siempre tenía iniciativas de estudios y de desarrollo como la propuesta conjunta con Perú y Argelia sobre los acueductos subterráneos puquios y foggaras para ser presentada al National Geographic Society. El objetivo sería analizar el desarrollo de esas estructuras en escenarios históricos distintos para el mismo fin. Una extraordinaria idea que quedo pendiente. 

En abril del 2018, en uno de sus viajes a Lima, de regreso de Medellín, organizamos su visita a uno de los lugares que más atracción le generaba Los Puquios de Nasca, estas estructuras que fueron construidas entre los años 600 a.C a 400 d.C y varias de ellas aún estaban en funcionamiento, situación que lo sorprendía, más en su condición de especialista en aguas subterráneas. Solo como referencia, esta técnica fue usada por nuestros antepasados de Nasca (hace más de 1,500 años) para abastecerse de agua en condiciones de aridez extrema y lograron desarrollar una gran cultura, tecnología que también se aprecia en las foggaras de Argelia. La pregunta que nos hacíamos es ¿Cómo es posible que culturas tan distantes llegaron a similares soluciones? Estoy seguro de que, donde él este, nos apoyará en materializar la idea del encuentro de estos dos mundos.

El viaje de Lima a Nasca dura más de 7 horas, tiempo suficiente para hablar y organizar lo que sería un encuentro de saberes entre los dos mundos que nos separaban. El tema de conversación fue la sabiduría ancestral en el agua, la química, las matemáticas que desarrollaron, las evidencias de la arquitectura y la ingeniería en cada una de sus obras. Pero sobre todo lo atraía la tecnología de los acueductos que pronto íbamos a visitar, pero que él ya conocía incluso con detalles que pocos sabían, producto de sus lecturas e investigación que realizaba.

Otro de sus pasiones era por supuesto el arte, se sorprendía que en Perú exista un lugar donde se podía adquirir películas que aún no se estrenaba en otras partes y las encontraba a un precio muy bajo. Me hablaba del cine peruano, y me sentía corto de no haber visto películas que él ya había apreciado de una manera crítica. Pero no solo del cine peruano, sabía del cine Latinoamericano y hablaba con suficiencia de uno u otro director de cine. Después de hablar con él me prometía que iba a apreciar un poco más nuestro cine. También conversamos de autores y obras importantes de Sudamérica. Su vena artística lo delataba de lejos y por supuesto que lo empecé a seguir más de cerca en esa faceta artística. Dejo muchos amigos en el escenario de la vida, se nos adelanto en este viaje, se bajo del tren de la vida mucho antes.

Pero antes de bajar de ese tren de la vida, por supuesto que cumplió otras de sus metas, la de compartir conmigo su hermoso suelo que lo vio nacer, Portugal. De manera acelerada me llama un día para decir que el viaje que habíamos pensado sería por fin una realidad. De esta forma participe en la “Jornada sobre as culturas da água nas sociedades latino-americanas – um quadro referencial”, con el apoyo de la embajada de Perú en Portugal y también de la Universidad de Lisboa. De esta manera pude conocer a personas muy importantes del mundo académico no solo de Lisboa, también de diferentes sitios de España. Apreciar su sencillez y calidad de persona, pues vio por mí los seis días que duró mi estadía.

Un hecho que me sorprendió de manera grata fue su exposición sobre la tecnología inca, nos hizo una clase magistral del funcionamiento y los mensajes ocultos detrás de esas monumentales obras, quedó en mi recuerdo su excelente y pausada explicación un día volveremos a encontrarnos y estoy seguro de que aún hablaremos de esa pasión compartida, el mundo de las aguas, de la gestión, de la sabiduría ancestral de los pueblos y además de el cine y el arte. Hasta luego Luis Ribeiro.

Ronald Ancajima Ojeda