Crecimiento, estabilidad y seguridad

Etiquetas: ,
___________________________________________________________________________________

[Texto de María Claudia Lacouture, Presidente da Proexport Colombia, para a Casa da América Latina]

Colombia cuenta con una ubicación estratégica privilegiada en pleno centro de las Américas La caprichosa orografía que hace que la cordillera de los Andes se divida en tres cadenas montañosas al entrar a nuestro país, configura una enorme riqueza de paisajes. A lo largo y ancho de un territorio de 1.141.748 Km² hay un extraordinario potencial de recursos naturales en altiplanos, valles, montañas, selvas, llanuras y extensos litorales sobre los océanos Pacífico y Atlántico.

Los ojos del mundo están puestos en esa Colombia de regiones, que cuenta con siete áreas metropolitanas de más de un millón de habitantes y una población total de 47 millones de habitantes.

El fortalecimiento de la empresa local, la llegada de la Inversión Extranjera Directa (IED), la solidez de sus instituciones, el capital humano y la estabilidad de sus indicadores económicos han sido determinantes para que el país se encamine por la senda del desarrollo y se consolide como una de las naciones emergentes con mayor potencial del planeta.

Las crisis internacionales recientes afectaron poco la economía colombiana, que tras experimentar su propia crisis a finales de la década de los noventa, ha conseguido protegerse con la puesta en marcha de una política macroeconómica ortodoxa que implicó, entre otras cosas, la rigurosa regulación del sector financiero y la reducción del déficit. Ni siquiera entonces Colombia pensó en renegociar su deuda, que hoy alcanza el 33% del PIB. Según un estudio de la firma londinense Capital Economics, Colombia es la tercera economía de América Latina, después de Brasil y México, y presenta las mejores cifras de su historia, con un PIB que creció al 4.7% en 2013, y que en el primer trimestre de 2014 creció en 6.4%. La inflación anual se ha mantenido controlada por debajo del 3% y en los últimos cuatro años se han generado más de dos millones de empleos, con una cifra de desempleo por debajo del 10%.

Plataforma exportadora

Casi 2.000 empresas extranjeras han escogido Colombia para invertir y atender al creciente mercado interno y también se han beneficiado de las dinámicas asociativas regionales y del potencial geoestratégico del país como plataforma exportadora hacia mercados tan importantes y diversos como la Alianza del Pacífico, Estados Unidos, Canadá y Mercosur. Las empresas que se instalan en territorio colombiano pueden exportar sus productos acogiéndose a las múltiples ventajas arancelarias que se han negociado con terceras naciones.

En el caso de Portugal, que no tiene acuerdo comercial con algunos mercados como Estados Unidos, Brasil, Ecuador, Bolivia o Venezuela, se han identificado sectores en los cuales vale la pena que consideren establecer en Colombia su centro de distribución, pues se ahorrarían entre el 4 y el 9% de aranceles. Estos sectores son metalmecánica, automotriz, plásticos y caucho, maquinaria y equipos industriales, construcción, químicos, componentes electrónicos y semiconductores, además de carbón, petróleo y gas. En materia de costos logísticos desde Colombia hacia Estados Unidos, por ejemplo, son mucho menores que desde Portugal. Llevar un contenedor desde el puerto de Sines a Los Ángeles se toma 33 días, mientras que desde las costas colombianas –Atlántica o Pacífica– tarda 17.

Como parte de la política de internacionalización y de integración regional Colombia conformó la Alianza del Pacífico (AP) con Chile, México y Perú. Esta comunidad ha dinamizado el intercambio y se ha consolidado como una plataforma para trabajar en bloque de cara a los mercados de Asia Pacífico. En sus dos años de vida, la AP, que reúne el 55% del comercio de América Latina y el 30% del PIB de la región, ha conseguido atraer el interés de más de 24 países de cuatro continentes que ya figuran como observadores –uno de los primeros en seguir de cerca este proceso fue Portugal– y naciones vecinas como Panamá y Costa Rica se preparan para ingresar en pleno a esta alianza, que promueve la libre circulación de bienes, servicios, personas y capitales.

Vocación reformadora y protección inversionista

En tan sólo diez años la IED se ha multiplicado por cinco y el país se ha posicionado como un destino atractivo para hacer negocios en los reportes de los principales organismos financieros internacionales y agencias evaluadoras de riesgo.

El informe Doing Business del Banco Mundial de 2014, señala a Colombia como la nación latinoamericana que más protege a los inversionistas y la sexta a escala mundial. También destaca la vocación reformadora y el ambiente de negocios, que han sido decisivos para que 2013 cerrara con una cifra record de Inversión Extranjera Directa de 16.822 millones de dólares, un 8% más que en 2012.

En marzo de 2014, Standard and Poor´s (S&P) ratificó la calificación de BBB para la inversión en Colombia. En noviembre pasado la Foreign Direct Investment Association la destacó como el segundo mejor destino de inversión del mundo y reconoció la labor de promoción de Proexport Colombia para dar a conocer las oportunidades y facilitar la llegada al inversionista extranjero de una manera integral y sin ningún costo.

El análisis del semanario The Economist le confiere a la economía colombiana el sexto mejor crecimiento en los próximos cinco años, afirmando que jugará un papel determinante en el crecimiento mundial por la magnitud y la juventud de su población, por la riqueza en los recursos naturales, por el respeto por la propiedad privada e intelectual, la estabilidad y los avances en seguridad, así como los acuerdos comerciales suscritos, que nos han acercado a casi 50 mercados. En 2002, sólo contábamos con dos tratados de libre comercio, con la Comunidad Andina (CAN) y con México. Actualmente tenemos cerca de 14 acuerdos bilaterales, con países y regiones como EE.UU., Canadá y la Unión Europea), entre otros.
Además, con Portugal se firmó el Acuerdo para Evitar la Doble Tributación y Prevenir la Evasión Fiscal (ADT), lo que facilita y protege la inversión.

Una clase media emergente, joven y profesionalizada

En términos de población, Colombia es el tercero en Latinoamérica, el vigesimotercero del planeta y el segundo mayor hispano-hablante en el mundo. El 55% de la población está por debajo de los 30 años.

Las políticas sociales de los últimos diez años, la mejora en la seguridad y la apertura económica han propiciado el crecimiento de la clase media, de 16,6% a 27% en 2011 y se calcula que puede llegar inclusive al 59,9% para 2025, lo que supondría millones de consumidores con una mejor calidad de vida y mayor poder adquisitivo.

El PIB per cápita prácticamente se duplicó de 5.826 USD en 2012 a 10.910 USD en 2013. Esto se ve reflejado en la mejora de la capacidad adquisitiva de los colombianos. Según análisis de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), a principios de la década se necesitaban 11 salarios mínimos para comprar una motocicleta, 72 para comprar un automóvil y 6.9 para comprar un computador. Hoy se necesitan 5.2, 40 y 1.2 respectivamente para adquirir estos mismos bienes.

El Índice de Crecimiento de Fuerza Laboral, del IMD World Competitiveness Yearbook 2013 sitúa a Colombia como la tercera fuerza laboral con mayor crecimiento en la región. Además de excelentes universidades, el país cuenta con el SENA –Servicio Nacional de Aprendizaje–, una institución nacional de formación técnica, que está a disposición de los empresarios para desarrollar programas a medida de las necesidades de los diferentes sectores. Más de 700 empresas se han beneficiado de este servicio.

El Acuerdo Comercial Colombia-UE

El acuerdo comercial entre Colombia y la Unión Europea suscrito en 2012 formaliza los compromisos de estabilidad, transparencia y protección a las inversiones. Los empresarios de lado y lado han visto reducir los aranceles de más de 4.000 productos manufactureros y 380 agrícolas, lo cual redundará en el aumento y la diversificación del comercio entre Europa y Colombia.

Portugal es un ejemplo de desarrollo de infraestructura de calidad en tiempo récord y Colombia tiene una gran necesidad de ampliar y mejorar su infraestructura vial. Además, el Gobierno planea ampliar la capacidad portuaria en un 70%, con la construcción de nuevos puertos de servicio público, a través la ampliación y modernización de los puertos ya existentes y el dragado de los canales de acceso.

Las principales empresas constructoras portuguesas ya están trabajando en Colombia y han sido beneficiadas de algunas de las concesiones que en este momento se están adelantando. Hay un portafolio de proyectos de infraestructuras, diseñado para superar el rezago acumulado y se espera que para 2020 la inversión alcance el 3,3% del PIB. La dinámica del sector de la infraestructura y la construcción propicia oportunidades también para la pequeña y mediana empresa que encuentran en Colombia un mercado en expansión para proveer bienes y servicios a una industria en pleno desarrollo.

De otro lado, el sector de petróleo y minería, que recibió el 43% de IED en 2013, está en pleno auge y requiere bienes y servicios. En materia de innovación, el Gobierno está comprometido con el desarrollo de la I+D+i. La Organización de las Nacionales Unidas para la Alimentación y la Agricultura –FAO– ha incluido a Colombia en la lista de siete países con un gran potencial para aumentar la producción de alimentos. De modo que, la tecnología que ha desarrollado Portugal en el sector de la agroindustria y la biotecnología también podría aportar mucho al campo colombiano. Allí hay una gran oportunidad de transferencia de tecnología y para prestar capacitación y mantenimiento a la empresa nacional que quiera modernizarse. El Gobierno ha dispuesto atractivos incentivos salariales, de entrenamiento y deducción tributaria a las empresas que presenten proyectos de I+D.

Incentivos a la inversión

El crecimiento en llegadas de viajeros extranjeros a Colombia entre 2000 y 2012 ha sido de alrededor del 10%, mientras que en el mundo fue de 3,5%. Las grandes cadenas hoteleras –por la demanda y por los incentivos– se han multiplicado en los últimos cuatro años y como el mercado sigue en ascenso, toda la cadena de valor alrededor de esta industria tiene alto potencial, en particular para España, que es referente mundial. Entre otros beneficios para la inversión en este sector, el Gobierno ofrece la exención del impuesto a la renta por un período de 30 años tanto a las nuevas edificaciones y a los proyectos de modernización de la infraestructura hotelera existente, iniciados antes de 2017.

Otra de las ventajas diferenciales que ofrece el Gobierno colombiano al empresario nacional e internacional es el régimen de zonas francas. En este momento hay más de cien. Las empresas que se establecen bajo este régimen sólo pagan el 15% en el impuesto a la renta –casi la mitad del impuesto estándar–.

El Sistema de Facilitación para la Atracción de Inversión (SIFAI), la red de organismos que brindan apoyo al inversor, antes, durante y después de su llegada, ha sido determinante para el éxito de muchas de las iniciativas que se han implantado recientemente. Proexport Colombia, con 28 puntos de atención en el exterior, incluido Portugal, forma parte de esta red que asume cada posible inversión como un caso especial, desarrolla agendas, identifica los interlocutores idóneos al más alto nivel y trabaja a medida con el empresario, con el fin de mejorar el entorno empresarial e incrementar la afluencia de capitales. Esta iniciativa obtuvo el Premio del Financial Times que reconoce la Inteligencia en Innovación Mundial en IED.

Existen muchas maneras de llegar al mercado colombiano y los 1.500 millones de consumidores potenciales, con cuyos mercados tenemos trato preferente. Colombia está preparada y dispuesta para orientar y allanar el camino. Su ubicación geográfica en el centro del continente americano y la creciente conectividad, reducen los costos de logística y transporte y pone en valor un bien muy importante: el tiempo. En el terreno ya operativo, tenemos los costos más competitivos en electricidad (USD 0,1 KW/h), telecomunicaciones (USD 45 mes por Internet de 1 MB/s) y arriendo de oficinas (USD 11,9 mes por m2). Contamos con un valioso y reconocido capital humano y un tejido empresarial de más de 3.700 empresas industriales con experiencia exportadora y 14.000 medianas y grandes empresas con potencial para invertir en múltiples sectores y que podrían ser socios locales de cualquier iniciativa productiva.