Faleceu o poeta colombiano Álvaro Mutis

Etiquetas: , , ,
___________________________________________________________________________________

Álvaro Mutis, nascido em Bogotá em 1923, é considerado o maior dos poetas colombianos e um dos grandes nomes da poesia hispânica contemporânea. Recordamos o lançamento da antologia poética Os Versos do Navegante, edição bilingue da Assírio & Alvim, por iniciativa da CAL no Dia Mundial da Poesia no Centro Cultural de Belém em 2013. Os Versos do Navegante é a primeira antologia da sua obra poética editada em Portugal e reúne uma selecção de textos de todos os seus livros de poesia publicados até hoje. Angústia e fatalidade, mas também exuberância e fascínio, são as pedras fundamentais da sua insólita e vital literatura. A obra de Mutis tem sido distinguida com diversos prémios e distinções, entre os quais o Prémio Príncipe de Astúrias das Letras de 1997, o Prémio Reina Sofía de Poesia Iberoamericana de 1997 e o Prémio Cervantes em 2001. Amigo de Gabriel García Márquez e o primeiro leitor dos seus rascunhos, Mutis vivia no México desde 1956.

Público: «Mutis, que vivia no México há quase seis décadas, morreu este domingo às 22h20, hora de Lisboa, num hospital da capital do país. Tinha 90 anos. Pouco depois de conhecida a notícia, o seu amigo Gabriel Garcia Márquez, que o descrevia como “um dos maiores escritores do nosso tempo”, deixou no Twitter uma única palavra: “Mutis”. “Toda a Colômbia o chora”, disse o presidente Juan Manuel Santos. […] Numa grande homenagem, o diário colombiano El Tiempo publica na sua edição online o que diz ser o mais recente poema conhecido do escritor, precisamente de 1993. Nele Mutis explica acreditar “ter chegado a hora de calar as palavras”, “as pobres palavras usadas”. “Penso às vezes que chegou a hora de calar”. Entre outros, Mutis foi Prémio Cervantes (em 2001), Príncipe das Astúrias e Reina Sofia (ambos em 1997) e Médicis Étranger (em 1989).»

El País: «Álvaro Mutis era uno de los grandes escritores latinoamericanos, poeta de la desesperanza y el destierro, en cuya obra la naturaleza indómita del trópico es metáfora del deterioro del tiempo en la naturaleza humana y su protagonista, como Maqroll, su alter ego, un solitario viajero errante, que entre puertos y hoteles de mala muerte, sobrevive, como en el eterno vaivén de un viejo barco, entre lo efímero y la plenitud pasada.»

El Tiempo: «Defensor de la monarquía desde que era un niño (tiene en su estudio un retrato de Felipe II), convencido de que la democracia es una farsa, de que París es la ciudad más bella del mundo y de que “todo poema no es sino el testimonio de un incesante fracaso” –como lo dijo en Celebraciones y otros fantasmas–, Mutis se hizo más conocido entre los lectores por su narrativa que por sus poemas. Sin embargo, él es sobre todo un poeta. Su obra de ficción está cargada de poética y está compuesta por los mismos elementos. Los párrafos que cuentan las aventuras de Maqroll –este gaviero que habita un mundo marginal– tienen la misma carga de desesperanza que reina en los versos de Mutis. La desesperanza, una de las obsesiones del autor desde sus comienzos.»

El Espectador: «“Cada poema un paso hacia la muerte”. Álvaro Mutis comprendió la vida a través de la literatura y, a su vez, comprendió la muerte. La esperaba. La esperó desde siempre, “alimentado por la savia de su desdicha”. La esperó en el barrio de San Jerónimo, en Ciudad de México, rodeado por su eterna máquina de escribir Smith Corona, por sus libros y sus autores, que más que autores eran compañeros de viaje —Cèline, Machado, Mauriac, Apollinaire, Valery Larbaud, Residencia en la Neruda y Enrique Molina—, por sus retratos —Borges, una imagen de García Márquez en El Espectador—, por sus gatos, como señalaba Le Monde, y su mujer, Carmen Miracle. Y rodeado por sus personajes y sus obras.»

Gabriel García Márquez/El País: «Lo que más aprecié desde siempre es su generosidad de maestro de escuela, con una vocación feroz que nunca pudo ejercer por el maldito vicio del billar. Ningún escritor que yo conozca se ocupa tanto como él de los otros, y en especial de los mas jóvenes. Los instiga a la poesía contra la voluntad de sus padres, los pervierte con libros secretos, los hipnotiza con su labia florida, y los echa a rodar por el mundo, convencidos de que es posible ser poeta sin morir en el intento. Nadie se ha beneficiado más que yo de esa escasa virtud. Ya conté alguna vez que fue Álvaro quien me llevó mi primer ejemplar de Pedro Páramo y me dijo: ‘Ahí tiene, para que aprenda’. Nunca se imaginó en la que se había metido. Pues con la lectura de Juan Rulfo aprendí no sólo a escribir de otro modo, sino a tener siempre listo un cuento distinto para no contar el que estoy escribiendo. Mi víctima absoluta de ese sistema salvador ha sido Álvaro Mutis desde que escribí Cien años de soledad. Casi todas las noches fue a mi casa durante 18 meses para que le contara los capítulos terminados, y de ese modo captaba sus reacciones aunque no fuera el mismo cuento. Él los escuchaba con tanto entusiasmo, que seguía repitiéndolos por todas partes, corregidos y aumentados por él. Sus amigos me los contaban después tal como Álvaro se los contaba, y muchas veces me apropié de sus aportes. Terminado el primer borrador se lo mandé a su casa. Al día siguiente me llamó indignado: ‘Usted me ha hecho quedar como un perro con mis amigos’, me gritó. ‘Esta vaina no tiene nada que ver con lo que me había contado’.»

Lauren Mendinueta/Prólogo de Os Versos do Navegante: Antologia Poética de Álvaro Mutis (ed. Assírio & Alvim, 2013): «Em reiteradas ocasiões Álvaro Mutis mencionou abertamente o seu amor por Portugal e pela sua literatura. […] Deixou-nos vários testemunhos de ser um fiel leitor de Fernando Pessoa. […] A apresentação que faz Mutis do poeta português é muito significativa: “Quisemos deixar de lado assim fora um rápido percurso em busca da desesperança na poesia. Seria este um tema para outra ocasião. Mas o que não podemos passar por alto é a menção do máximo poeta da desesperança, Fernando Pessoa. Basta a leitura de qualquer dos seus poemas para conhecer até onde chegou o seu mergulho pelas mais quietas e obscuras águas da desesperança.»

(Publicado no dia 22/09/2013)